martes, 5 de noviembre de 2013

El ajo


No se conoce desinfectante, germicida y purificador más poderoso que este bulbo ; limpia los intestinos, depura la sangre y renueva todo el sistema interno, pudiendo ser usado interna y externamente por el más delicado inválido como por el más sano, ya que es perfectamente inofensivo.
He aquí alguno de sus beneficios:


Mejora el sistema cardiovascular


El ajo ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y mejora el sistema cardiovascular en general. Esto se debe a que regula la producción de colesterol por parte del hígado y además aumenta el nivel del bueno (HDL). Por otra parte, también reduce los niveles del colesterol dañino (LDL). En cuanto al sistema cardiovascular, el ajo es muy bueno ya que una vez en nuestro organismo ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, facilitando así la circulación sanguínea y ayudando a prevenir problemas como la arteriosclerosis.



Es un antibiótico natural

El ajo es muy efectivo para luchar contra ciertos microorganismos que a veces son inmunes a los medicamentos. También posee propiedades antiparasitarias y combate a parásitos de la talla de la Tenia (solitaria), limpiando los intestinos y creando un ambiente hostil para el desarrollo de estos repugnantes seres.





Alto contenido vitamínico


Sabemos que el ajo es una importante fuente de vitaminas A, B1, B2 y C. Esto significa que ayuda por ejemplo a mantenerse más joven, a mantener más fuerte y saludable la piel, mejorar la vista (aunque en exceso puede ser contraproducente) y prevenir afecciones respiratorias, ente otras tantas cosas. También posee propiedades anti-inflamatorias y es una buena opción para combatir los problemas frecuentes de los resfriados y prevenir la gripe.

martes, 1 de octubre de 2013

2 Buenos Consejos!!

 Todos los días, por casi todos los medios de comunicación imaginables, aparecen artículos periodísticos que tienen como tema a la obesidad. Cientos de páginas diarias aconsejan sobre dietas y tratamientos. Miles de avisos publicitarios incitan a comprar artículos específicos; a probar métodos rápidos; a visitar institutos...Casi todos proponen la fantasía de dejar de ser una “O” y ser una “I” en pocos días, sin sacrificios, sin esfuerzos, sin dietas...

 1er. Consejo, No creer, sin analizar, todo lo que lea, escuche o vea.Cuanto más rápido, más inusual, más espectacular sea: ¡Menos crea!

En principio es preciso aclarar que no existen fórmulas mágicas.
Aquellos que ofrecen bajar de peso (4 ó 5 kg. en tres días) se refieren exclusivamente a eso: BAJAR DE PESO, que no es lo mismo que reducir la grasa corporal. Este descenso de peso brusco tiene una sola explicación: deshidratación. O sea que el organismo pierde agua. Por cada litro de agua perdida, la balanza resta 1 Kg.

 2do. Consejo, Ser Realista
Este consejo viene muy ligado al anterior.

Ser realista significa ver la realidad tal como es...
y para combatir la obesidad se necesita mucho de esto.
Como en todo combate, si se quiere tener éxito:
hay que planear con inteligencia la estrategia a seguir;
hay que conocer con qué elementos se cuenta a favor y en contra;
hay que disciplinarse;
hacer sacrificios...
y tener paciencia para ver resultados.

martes, 7 de mayo de 2013

Salud digestiva


Así como nos bañamos todos los días, deberíamos pensar en la limpieza de nuestros intestinos también. Nuestro sistema digestivo es como el sistema de tuberías de nuestra casa.







           
           




El intestino delgado son las                                                                               El intestino grueso y el colon 
tuberías de desagüe.                                                                                         Son el tanque séptico.

El intestino grueso cuando está sucio puede causar más de 65 enfermedades. Todos los años más de 50 millones de consultas a los médicos son por problemas digestivos.

¿Cómo funciona?

       Los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado gracias a millones de vellosidades.
       Pasan al torrente sanguíneo y por lo tanto a todas las células de nuestro cuerpo.
       Lo que no es absorbido (desechos), pasa al intestino grueso.












¿Cómo nos intoxicamos?

Cuando llenamos nuestro sistema digestivo con comidas grasosas, demasiados productos lácteos, carne y otros productos que contienen elementos tóxicos, éste empieza a acumular residuos de comida (desperdicios).




Si dejas que los desperdicios se acumulen en tus intestinos, sufrirás de una auto-intoxicación (auto envenenamiento), Se origina de la absorción de desperdicios metabólicos, productos descompuestos o de tejidos infectados. Las toxinas pueden ser repartidas a través de la sangre a todo nuestro cuerpo causando enfermedades.


Consecuencias de la intoxicación

       Alergias e intolerancia a ciertos alimentos.
       Mal aliento, gases y deposiciones fétidas.
       Estreñimiento, diarrea, deposición con moco, movimientos intestinales irregulares.
       Congestión frecuente, resfriados y virus.
       Gases y desórdenes intestinales.
       Intolerancia a comida grasosa.
       Poca energía y pérdida de vitalidad sin razón aparente.
       Dolor en la espalda y de cabeza.
       Menor resistencia a infecciones.
       Necesidad de dormir más.
       Dolor en el hígado o vesícula.
       Problemas en la piel, irritaciones, barritos, espinillas, etc.

Para evitar numerosos problemas de salud, tu cuerpo necesita ayuda con su natural proceso de auto limpieza.

Sería maravilloso poder sacar los intestinos, darles una buena lavada y luego regresarlos a su sitio, desafortunadamente, no se puede, muchas veces la gente accede a los laxantes pero esa es la peor solución ya que los laxantes producen irritación de los intestinos.
Entonces, ¿cómo  podemos ayudarle a nuestro cuerpo a limpiarse a si mismo?

Paso 1: Dejar de comer antes de ir a la cama.

Dormir con el estómago vacío es parte del proceso de desintoxicación y limpieza del intestino, mientras que tener una cena muy pesada convierte la noche en una pesadilla de auto intoxicación.






Paso 2: Dejar de comer frituras, comidas grasosas y dulces.

Las frituras, comidas grasosas y los dulces reducen las funciones de los intestinos. Los excedentes, mezclados con la mucosidad natural de los intestinos se vuelven desperdicios y se acumula en todos los lugares posibles.

Paso № 3: Beber agua

ü  Todos los procesos metabólicos se realizan en ambientes de agua.
ü  El agua remueve los desperdicios del cuerpo y regula la digestión.
ü  La falta de agua obstaculiza el proceso natural de auto limpieza y causa permanente autointoxicación de las células, tejidos y órganos de nuestro cuerpo.
ü  La acumulación creciente de deshechos sucede en las personas que no toman suficiente agua.
ü  Toma 8-10 vasos de agua al día y deja las bebidas dulces.


Paso № 4: Toma té caliente

ü  Ayuda a mantener el régimen de ingesta de agua, ayudando al cuerpo a limpiarse y remover los desechos.
ü  Es 100% natural, contiene muchas hierbas y plantas saludables.
ü  Mejora el metabolismo y ayuda a quemar grasa.
ü  Tómalo caliente para que sea más efectivo.


Con tu ayuda intensiva, tu cuerpo necesita hasta 3 meses para limpiarse a sí mismo. Entonces, empieza a poner en acción los 4 pasos para lograr una digestión saludable AHORA! :D